36 horas en Malta. ¿Qué hacer en un fin de semana en Malta?

0
434 views

fin de semana en malta. upper barrakka


Como sabes ya, Malta es un país muy pequeño que, sin embargo, tiene mucho que ofrecer. Si te gustaría visitarlo, pero tan sólo dispones de un fin de semana, la prestigiosa publicación The New York Times ha publicado recientemente un artículo con todo lo que se puede ver y hacer en el archipiélago en tan sólo 36 horas. ¿No te crees que Malta pueda ser visitada en tan poco tiempo? Sigue leyendo y te lo demostraremos.

Viernes:

Las 36 horas de visita en Malta pueden comenzar en Valletta, la capital, que se encuentra en un momento muy especial. Repleta de palacios e iglesias, la ciudad celebra, este año, su 450 aniversario de historia y en 2018 será la Capital de la Cultura en Europa.

El recorrido se inicia en la nueva City Gate. Diseñada por el estudio del prestigioso arquitecto Renzo Piano, su majestuosidad invita a descubrir lo que la ciudad atesora en su interior.

Tras atravesar la City Gate y visitar el nuevo Parlamento, muy cerca de la puerta de la ciudad, podemos dirigirnos a los Upper Barrakka Gardens. Desde estos jardines se puede disfrutar de una espectacular vista sobre el Gran Puerto y el intenso azul del Mediterráneo maltés, así como divisar monumentos históricos de gran importancia, como el Fuerte de St. Angelo y el Fort Ricasoli, empleados en muchas ocasiones como escenario de rodaje de numerosas producciones cinematográficas de Hollywood.

Tras estas visitas, toca reponer fuerzas con un refrigerio y una buena opción para ello es el Palazzo Preca. Dirigido por dos hermanas, este restaurante destaca por su excelente carta, que combina a la perfección productos típicos de los platos más tradicionales en Malta, con otros de influencia extranjera, como sus nuggets de conejo.

Tras la cena, siempre es una buena opción dar un paseo por Strait Street. Esta calle de moda está repleta de vinotecas, donde degustar los vinos malteses, al tiempo que se disfruta de música en directo.

fin de semana en malta. cocatedral


Sábado:

Para la jornada del sábado, el New York Times recomienda visitar la espectacular Cocatedral de San Juan, en Valletta. Auténtico paradigma del estilo barroco, el templo alberga, en su interior, dos obras del maestro pintor italiano Caravaggio, que fueron pintadas durante la estancia del artista en Malta, a comienzos del siglo XVII. 

Tras una visita a la cocatedral, se puede dar un paseo por la Paul Street, centro neurálgico de la moda indie en Malta. En tiendas como Kir Royal o Mint Sparrow podrás encontrar exclusivos modelos de diseñadores independientes.

Una vez finalizadas las compras toca dirigirse a un buen restaurante donde reponer fuerzas. Para ello, nada mejor que el Scoglitti, donde degustar excelentes platos malteses con toques sicilianos.

Tras el almuerzo, es posible tomar muy cerca del restaurante un ferry que, en 10 minutos, te llevará a la costa de Sliema, donde embarcarse en un crucero a lo largo de la costa maltesa con Captain Morgan Cruises (16 euros por 90 minutos de crucero). Rodeando la costa maltesa a bordo de esta embarcación podrás admirar las fortificaciones centenarias del país, sus grutas, torres de iglesias, jardines y demás monumentos históricos.  

Finalizado el crucero, toca disfrutar de otra cena. En esta ocasión, la publicación recomienda dirigirse a Michael’s, antiguo palacio convertido hoy en día en un restaurante gastronómico. Dirigido por Michael y Daniel Cauchi (padre e hijo), el precio medio por comensal del menú de Michael’s ronda los 80-90 euros. No hay que irse del restaurante sin haber probado su excelente y fresco marisco.

Tras la cena, nada mejor que disfrutar del sábado noche en Valletta, repleta de bares y pubs con encanto. La publicación recomienda dos de los clubes más de moda en la capital maltesa: el Café Society y el Bridge Bar, puntos obligados de la noche maltesa para ver y dejarse ver.

fin de semana en malta. palazzo falson


Domingo:

Se pueden aprovechar las últimas horas en el archipiélago maltés visitando Mdina, la antigua capital de Malta. Conocida como la ‘Ciudad del Silencio’, Mdina se erige como una pequeña joya que transporta al visitante al pasado más histórico y floreciente de Malta. No hay nada mejor que pasear entre sus calles adoquinadas y descubrir sus innumerables palacios, como el Palazzo Falson y el Palazzo de Piro, o la Catedral de San Paul, verdadera joya del barroco italiano.

Para terminar la visita a Mdina, te recomendamos tomar un café o cerveza Cisk en la terraza con vistas panorámicas sobre Malta que encontrarás en lo alto de las murallas de la ciudad. Desde este punto podrás contemplar los campos malteses, Valletta y el intenso azul del Mediterráneo maltés. Esta idílica panorámica será el broche perfecto para tus 36 horas en Malta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here