Nos vamos de viaje por la historia de Malta

0
191 views

historia de Malta

Como sabes, Malta cuenta con una enorme historia a sus espaldas; y es que, desde el año 5000 a.C., el archipiélago ha desempeñado un papel clave en los acontecimientos acaecidos en el Mediterráneo, debido a su situación privilegiada y estratégica en el corazón de este mar. ¿Quieres conocer la extensa historia de Malta? Acompáñanos en este recorrido a lo largo de los siglos.

Nuestro itinerario comienza en el 5200 a.C., año del cual data la primera evidencia de presencia humana en el archipiélago maltés. Según los historiadores, los primeros habitantes de las islas formaban parte de una civilización bastante evolucionada y con importantes habilidades técnicas, y precisamente de esta época datan los conocidos templos de Ggantija, en Gozo, considerados los templos prehistóricos más antiguos del mundo, y el hipogeo de Hal Saflieni, otra joya de Malta. Esta civilización desapareció en torno al 2500 a.C., por razones aún desconocidas.

Del año 2500 a.C. viajamos unos cuantos siglos hasta situarnos en el 750 a.C., cuando las islas maltesas fueron colonizadas por los fenicios, quienes las convirtieron en un destacado enclave del comercio por el Mediterráneo. Tras esta época de esplendor comercial, damos otro salto en el tiempo para situarnos en el año 480, cuando Malta caería bajo la influencia de Cartago, desarrollándose la agricultura notablemente. Tras las guerras entre Cartago y Roma, Malta quedaría bajo el dominio de esta última en el año 218.

En este momento comenzaría uno de los períodos más efervescentes de la historia del archipiélago. Tal es así, que el legado dejado por los romanos en las islas aún es claramente palpable en algunos destacados monumentos malteses, como la Villa Romana y las catacumbas de Rabat, cerca de Mdina.

Tras la división del Imperio Romano, en el siglo IV, el archipiélago pasó a ser parte del dominio de los árabes, quienes trajeron un nuevo idioma, nuevas técnicas de riego y nuevos cultivos. Más tarde, durante el Renacimiento, las islas pasaron a formar parte de Sicilia. Es en esta época cuando surge la nobleza de Mdina, la cual mandó construir esplendorosos palacios que aún pueden ser vistos en las calles de la antigua capital de Malta.

Tras anexionarse a España en el siglo XVI, el emperador Carlos V entregó las islas a los Caballeros de la Orden de San Juan, lo que marcó el inicio de una era de enorme crecimiento y prosperidad, que situó a Malta en el centro neurálgico del Mediterráneo y la convirtió en un punto estratégico, especialmente atractivo para las potencias extranjeras.

Así, en 1798, el ejército de Napoleón conquistó el archipiélago durante un corto período de tiempo, lo que forzó a la población a refugiarse dentro de las murallas de la ciudad. Fue entonces cuando la marina británica fue llamada al rescate, por lo que en el año 1800 Malta pasó a formar parte de la esfera de influencia en el Reino Unido. En el siglo y medio que siguió, Malta jugó un papel estratégico para los intereses de los británicos en el Mediterráneo, especialmente durante las dos guerras mundiales.

En 1964, Malta obtuvo su independencia del Reino Unido, el cual mantuvo una guarnición militar hasta 1979. En mayo de 2004, Malta se convirtió en país miembro de la Unión Europea, y en 2008 adoptó el euro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here