Explorando las torres de Malta y Gozo

0
183 views

torres de malta

Como sabes, el Mar Mediterráneo fue, durante mucho tiempo, un campo de batalla para los diferentes imperios que se iban disputando los territorios emplazados en sus aguas. Y, en este sentido, la estratégica situación de Malta, en el corazón de este mar, ha provocado desde siempre que el archipiélago haya sido para muchos pueblos primordial, por lo que a lo largo de su historia ha sufrido innumerables invasiones. Para protegerse de estos ataques y la piratería, los habitantes de Malta fortificaron mucho su costa, y a día de hoy muchos de estos fuertes y torres sobreviven para mostrarnos de cerca un aspecto de la vida en Malta en el pasado.

Es por ello que, desde el siglo XVII, las costas de Malta y Gozo han estado dominadas por grandes estructuras con forma de prisma. Construidos por los Caballeros de Malta, estos puestos de observación estaban tripulados día y noche, y contaban con torres de observación construidas para vigilar cualquier peligro que pudiera proceder del mar.

Desde 1530 hasta 1798, los Caballeros de Malta supervisaron la construcción de estas torres de vigilancia, particularmente durante el siglo XVII, cuando se encontraron en conflicto con el Imperio Otomano expansionista. En 1614, una fuerza otomana allanó el área alrededor de Żejtun antes de que los soldados de la Orden los rechazaran. Por ello, de 1610 a 1620, construyeron la torre Wignacourt, seguida por las torres Lascaris desde 1637 hasta 1652, y luego las torres De Redin desde 1658 hasta 1659. Desde estas torres, los guardias podían otear el mar y dar la alarma si detectaban cualquier barco.

Las torres, sin embargo, no eran capaces de proteger las islas de manera constante. Tal es así que los franceses tomaron el control de Malta en 1798, poco antes del estallido de las Guerras Napoleónicas. Una rebelión interna respaldada por los británicos resultó en que la isla se convirtiera en un protectorado británico en 1800. Los ingleses también utilizaron las fortificaciones del país para su defensa, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial.

En lo alto de los acantilados y con vistas al mar, muchas de las torres ofrecen impresionantes vistas del paisaje circundante. La Torre Għajn Tuffieħa, por ejemplo, se alza sobre un promontorio de acantilado con playas de arena a cada lado. El arquitecto e inquisidor Vincenzo Maculani diseñó la torre, que fue construida en 1637, y desde entonces ha sido renovada en diversas ocasiones. Las playas en sí mismas, y particularmente las que se encuentran en el lado sur de la torre, merecen una visita.

Aunque los interiores de muchas de las torres están cerrados al público, hay excepciones. La torre Wied Iż-Żurrieq, también conocida como la Torre Sciuta, es una de las torres de Lascaris y data de 1638. Tras sufrir un pequeño derrumbe, la organización voluntaria Din l-Art Ħelwa emprendió un programa de renovación para restaurar la atalaya y devolverle su esplendor de antaño. Hoy en día está abierta al público y es una de las principales atracciones en el pequeño pueblo de Wied Iż-Żurrieq.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here